2006-05-30

LAS COSAS POR SU NOMBRE: ÑANCUPEL EL PIRATA


Los textos que a continuación aparecen con sus comentarios están extraídos del sitio CHILOEWEB, me parecieron muy interesantes ya que de alguna manera reviven lo contradictorio de este personaje chilote; que para unos es un héroe y para otros un villano. Es la otra pelicula



"Si queremos hablar de historia, de recuperar nuestra historia insular, la de un Chiloé que ya se fue, hagámoslo, pero con seriedad y en forma responsable. Ahora bien, si por otra parte queremos “inventar historias” y convertirlas en “historietas”, bueno, esa “es otra historia”. Total, público hay para todos…

En el último tiempo se han publicado en algunos diarios de circulación nacional como “Las últimas noticias (LUN)” y “La Tercera” reportajes sobre “Pedro Ñancupel” a raíz de una futura filmación del pirata del siglo XIX fusilado en Castro en 1888, con títulos tan extravagantes e imaginativos como “el chilote justiciero”, o bien, “el Robin Hood chilote” y “Un huilliche contra el mundo”.

Analicemos de qué estamos hablando.

JUSTICIERO -según palabras de Renato Cárdenas, asesor del proyecto fílmico- ante los abusos a que estaban sometidos los indígenas de la época. “El Pirata de las Guaitecas es una respuesta a la explotación y el nacimiento de una sociedad oprobiosa”.
Vale decir, que la práctica de la piratería ¿debemos entenderla como una consecuencia lógica de la pobreza, de la ignorancia u otras razones? ¿Qué el homicidio, el robo con fuerza, la violencia o la intimidación, el saqueo, el pillaje y otros delitos practicados por este pirata tienen un “sentido justiciero”?
Entonces, con este mismo afán justiciero, por qué mejor no hacemos un escuadrón de la muerte y eliminamos a los delincuentes a palos en Chiloé y acabamos con este flagelo. Mejor aún, ya que existe tanta desigualdad entre lo que ganan las salmoneras y los sueldos que pagan ¿por qué no hacer “justicia” con este mismo afán?
¿O acaso las comunidades Williches actuales deben incendiar el predio de Sebastián Piñera porque alguna vez fue territorio aborigen y bajo este mismo prisma justiciero ante una “sociedad oprobiosa” es dable este tipo de “equidad”?

Aclaremos aquí que en un reportaje anterior (LUN) se habla de “CORSARIO” al referirse a Ñancupel. Me pregunto, como muchos, conforme al Derecho de Gentes del siglo XIX (hoy Derecho Internacional Público) ¿quién le entrego patente de corso a Ñancupel? Porque en ese entonces este Derecho reconocía tal prerrogativa a un Estado en guerra y lo excluía del concepto de piratería que facultaba la persecución internacional.

Más adelante, en el reportaje (página 26) del domingo 2 de abril de 2006 de La Tercera, Cárdenas se refiere a Chiloé como “pequeño far west” (pequeño lejano oeste). Creo que el concepto nos queda claro a todos, hemos recibido un bombardeo fílmico desde que existe la televisión gracias a las producciones hollywoodenses. Así es que entendemos, según las palabras del asesor en mención, que Chiloé era una tierra sin ley ni orden ni Dios. Por favor, una cosa es que seamos la Cola del Cóndor (como representación de la República) y estemos lejos del centralismo administrativo del Estado, pero en 1888 había policía, juzgados y todos aquellos servicios y organismos públicos en Chiloé que garantizaban, especialmente en este caso particular, la persecución de los delitos por parte del Estado chileno.
No puedo compartir una analogía tan burda.

ROBIN HOOD, el de los Bosques de Sherwood robada y asaltaba para alimentar y auxiliar a los pobres. En la época de la Fiebre del Oro de California (EE.UU.) hubo un chileno llamado Joaquín Murrieta, también conocido como “el Robin Hood chileno” porque robaba para darle a los pobres.
Pero decir que Ñancupel era “el Robin Hood chilote” es un descaro, por decir lo menos. ¿A qué pobres ayudaba? En sus fechorias y correrías ¿dónde estaba el bien a la comunidad? ¿dónde está el bien a sus iguales?

UN HUILLICHE CONTRA EL MUNDO… por favor, nuevamente, al parecer, la fantasía es más fuerte que la razón. No manchemos tan burdamente el nombre de una raza heroica y guerrera ni menos la miremos y tratemos peyorativamente.
Ñancupel era “en parte” huilliche y en parte “hispano”, o sea, CHILOTE, esa raza meztiza que se formó de la fusión del español con el indígena y que hoy muchos llevamos con orgullo en nuestro ser y en nuestra sangre.

Por lo mismo, Ñancupel no era un chilote ni un huilliche contra el mundo, simplemente era un delincuente contra la justicia de los hombres. Pero por sobre todo héroe no era, aunque hoy pareciera que hay algunos que quieren aplaudir estas andanzas y más aún, glorificarlas.
Se habla de hacerle un monumento. ¿por qué no junto al Chacal de Quellón que mató a hachazos a mi compañera de curso o al homicida que mató al Sargento de Carabineros de Dalcahue el año pasado?
Ahora, lo único que falta es que se diga que Ñancupel era BRUJO y que fue perseguido e incomprendido en la sociedad de su tiempo por usar su MACUÑ.
La etnotontera y el etnochamullo amenazan con transformar delincuentes comunes en héroes. No caigamos tan bajo… por favor.
Por otro lado, debemos recordar que cuando una persona inventa cosas y más aún se las cree y las difunde, tiene un serio problema psicológico. Esta patología se denomina “MITOMANIA”. Creerse sus propias mentiras…"

SinceramenteJavier Vargas Guarategua (publicado en el portal chiloeweb)

EL CORRIDO DE PEDRO MARIA ÑANCUPEL

EL CORRIDO DE PEDRO ÑANCéPEL
fue cantado y tocado durante el siglo XX
con música de corrido mejicano, de Chonchi al sur, en especial en las islas Guaitecas.

¡Oh, mi Jesús amoroso!
¡Oh, mi Dios, Padre Divino!
Por esta cruz en tus hombros,
por este amargo camino.
Dadme luz y entendimiento
a esta torpe pluma y lirio
para relatar a ustedes
el caso más peregrino
del señor Pedro Ñancúpel
que en Melinka fue cautivo.

El capitán de ese puerto,
aunque tenía temor,
con toda su policía se embarca con gran valor.
El práctico que sabía
donde está su habitación,
mandó a hacer las velas
y dio la dirección:
-"al este Casa de Ramas;
al sur Mata de Quilas".

Los primeros que mataron:
de Terao, los Manquemillas.
Les tomaron los negocios
para llegar en Melinka.
-"Nos buscarán como flores
el primer capitán
don Belisario Bahamonde,
en cuya casa llegamos
para sacar provisiones".

Llevaba balas y macanas
y muchas embarcaciones,
hundiendo chalupas
que andaban en la pesca.
-"Una vez habilitados
iremos con los hacheros,
llegaremos como leones
y que Dios nos favorezca.
Yo, en la cabeza me ha entrado hacer lo que yo intento:
No dejar de matar,
no siendo que llegue a ciento.

-"¡Vamos a Puerto Low,
hay un barco de franquía
tomaremos el negocio
y le quitaremos la vida!"
Y se fueron a efectuar esta mala compañía:
los que habían en el barco
todos rindieron la vida.
Sepultaron los cuerpos, en una cueva escondida.

Permitió la Omnipotencia
y el mismo Padre Divino
que fueran y lo agarraran
como pájaro en su nido.
Lo llevan para Melinka
con su buena barra de grillos.

Viéndose Pedro Ñancúpel
de esta suerte perdido,
principió a lamentarse
en la cárcel escondido.
Pensando que nadie lo oía, estas palabras dijo:
-"Sacratísimo de Nuestro Auxilio,
conviene que yo padezca,
padezco por gusto mío,
pues mis intensiones eran
-si no me hubieran tomado- prender fuego a Melinka
y matar a sus empleados".

De aquí termina la historia
con un consejo muy bueno:
que no sigan el ejemplo
de tal desgraciado Pedro.

6 comentarios:

Ricardo Carrasco Farfan dijo...

Don Cataldo:

Yo también soy compañero, también luché por la vuelta a la democracia en Chile, estuve detenido y fui torturado en el Estadio Nacional... y fuimos muchos, incluso muchos pagaron caras sus vidas, pero eso no le da a Ud. el derecho de arrogarse la prerrogativa y el exclusivismo para decir que por “su lucha” hoy alguien puede caminar tranquilo. Mucha gente aplaudió el golpe y caminó tranquilo por la calle y lo sigue asiendo, así es que no se vanaglorie amigo Cataldo del esfuerzo del resto. Ud no fue el único; pero eso es parte de la historia de Chile que nada tiene que ver con su grotesco ataque al señor Javier Vargas Guarategua y no Verategua como dice el señor Contreras (que me imagino no es familia del mismo Contreras que Ud ocupa en su ataque al Sr. Vargas).
Desde Estocolmo, ciudad donde resido actualmente hemos tenido la suerte de saber bastantes cosas de Chiloé gracias a lo que el Sr. Vargas Guarategua escribe en la página Chiloeweb y otras más especializadas en temas de historia de Chile o de Chiloé, como Mar de Chile, ANEPE, “Diplomacia” del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, entre otras. Él es uno de los pocos que periódicamente está hablando de Chiloé y lo hace con tanta pasión que este verano un grupo de amigos escandinavos a raíz de una conversación producto de otro artículo de este joven sobre la Goleta Ancud decidieron ir a conocer Chiloé y su gente. No fue por la Fiera, fue por las palabras de este joven…
Lamentablemente cada vez que él ha escrito algo Ud. lo ha atacado y esta es la primera vez que él le contesta, siendo muy educado al hacerlo.
Compañero... no haga que el mundo entero piense que los comunistas somos todos así de intransigentes y resentidos… y hoy el mundo no es blanco y negro, es como siempre ha sido multicolor, aunque algunos se hayan quedado anquilosados en el tiempo…

Señor Vargas, siga adelante y con el mismo valor, la vida se encargará de darle fuerzas y recuerde siempre que las palabras hay que tomarlas de quien vienen… no se le puede pedir peras al olmo…

Ricardo Carrasco Farfan dijo...

Don Cataldo, ¿con qué moral viene Ud. a criticar al Sr. Vargas? Ud. que es un burgués de primera línea y que tiene un discurso político de la boca para afuera ¿O acaso es mentira que Ud. al ser contratista eléctico no se beneficia del sistema capitalista que tanto critica? ¿No tiene Ud. una camioneta doble cabina full equipo propia de los capitalistas yanaconas del sistema económico actual?. No sea inmoral y chaquetero.
Comentario escrito por: Claudio Vacca Saavedra

Ricardo Carrasco Farfan dijo...

Don Cataldo:

No sea tan recalcitrante, el Sr. Vargas sólo quiere hacer un aporte sincero y responsable a nuestra cultura. Los que estamos lejos de nuestra querida Isla Grande, en nuestra Diáspora, podemos entender a este joven chilote,. Nosotros, los chilotes que queremos a Chiloé y lo llevamos siempre en el corazón en el lugar del mundo donde estemos apoyamos a personas como don Javier Vargas Guarategua y no Verategua. Que manía la suya la de complicar las cosas y de ser “chaquetero”.
Lo único que falta es que Ud. y el Sr. Contreras le pidan el currículum vitae y la filiación a algún partido político (ojalá de la Concertación) que le permita expresar sus ideas, o ¿es que hay que tener una línea de izquierda para hablar de cultura? ¿Desde cuándo hay que haber "luchado tanto por la democracia" para lograr hacer cultura?.
Por lo demás no se lleve los laureles de lo que muchas chilenas y chilenos hicimos por recuperar los espacios perdidos. Ud. no es el único que ha sufrido en este país y no lleve el tema de fondo que es el rescate de la historia a la parte política partidista y además, con tanto resentimiento.
Y Ud. don Mario Contreras que le dice a don Javier que "escribe casi sin faltas ortográficas" péguele una leidita a sus propios escritos, especialmente al librito de Chiloé que se vende en el parque en los veranos y en la Feria Lillo, donde por ejemplo Ud. escribe “casi sin faltas ortográficas también” pero con algunos errores tales como cuando habla de la toma de posesión del estrecho de Magallanes y menciona a la nave francesa que llegó 24 horas después de la Goleta Ancud acerca de “la "corbeta" Pheatón” cuando en realidad era una "fragata a vapor de rueda" y se llamaba "Le Phaèton". No se las dé tampoco de tan sabiondo porque esas caídas duelen más… como esta. De muestra solo un botón.
Ánimo “Chilote” Vargas, somos muchos los chilotes que lo apoyamos porque entendemos que personas como Ud. –y que son las menos- hacen grande a Chiloé en donde esté y las críticas de quienes no tienen nada más útil que hacer que le resbale como la lluvia.
Comentario escrito por: Mercedes Figueroa Gonzalez

Ricardo Carrasco Farfan dijo...

Es lamentable que cuando alguien trata de hablar de cultura chilota siempre aparezcan personajes como don Cataldo que todo lo tienen que llevar al plano político y marcadamente revanchista, “setentero” por decir lo menos.
Por gente “resentida” como Ud. don Cataldo cada vez menos gente escribe cosas interesantes y valientes como lo que expone el señor Vargas en la Chiloeweb. Yo he tenido la suerte de participar en dos o tres charlas que este joven ha dictado en Santiago respecto a su tierra insular. Se nota que el hombre quiere, respeta y lucha por dar a conocer su cultura y su gente. Gracias a personas como el señor Vargas hoy muchos sabemos que Chile llega más allá de Puerto Montt y de la gran calidad de su gente. Por gente como el señor Vargas muchos nos hemos atrevido, a pesar de los años que llevamos en el cuerpo, a empacar un día con nuestras familias y partir a conocer Chiloé para entender por qué el defiende lo suyo con tanto orgullo.
Y eso no es lo único que Ud. no entendió. Él no critica ni al señor Contreras, ni siquiera lo menciona, es Ud. quien lo hace y lo mete al baile. No critica en ninguna parte de su artículo que “NO SE HAGA UN PELÍCULA”, simplemente expresa que para entender mejor la ficción fílmica es bueno que quienes se las dan de historiadores o bien, quienes son historiadores de verdad, muestren los hechos reales de lo que ocurrió realmente. No entra a cuestionar si estuvo bien o mal que hayan fusilado a Ñancupel, sólo que cuando uno lee, como muchos lo hemos hecho, los artículos de los diarios nacionales que hablan del tema, la verdad si uno se queda sólo con eso, lleva a una tremenda tergiversación de la realidad histórica de un pueblo, porque aquí no es sólo historia de Chiloé es historia de Chile también lo que está en juego.
Don Cataldo, lo que Ud. hace, siempre descalificar a la gente no es bueno, al menos esa es la imagen que tenemos muchos de Ud., recuerde que todo se devuelve en la vida y es tan triste cuando una persona amargada se desquita con el resto y más con la gente que estando lejos de su tierra lucha por mantener en el alto el nombre de Chiloé y su cultura como lo hace desde hace rato don Javier Vargas GUARATEGUA y no Verategua como Ud. le dice, hasta en eso le ha faltado al respeto… así es que tenga más cuidado la próxima vez… ser gente no cuesta mucho.

Comentario escrito por: Dario Garat Pizarro

Ricardo Carrasco Farfan dijo...

Hola:
Antes de escribir mi opinión sobre el artículo, quisiera pedir a Don Cata y a Don Mario Contreras que sean más cuidadosos y no escriban mal el nombre de su interlocutor: es Don Javier Vargas Guarategua y NO Don Javier Vargas Verategua. No quiero pensar que se les está pegando el racismo de El Mercurio y que castellanizan cualquier apellido huilliche que se les cruza por delante.

Bien, ahora sí empiezo. Creo que nadie con un poco de conocimiento de historia puede decir que los que atraparon a Ñancupel eran unos buenos muchachos ni que buscaban lo mejor para la gente que gobernaban, pero el artículo tampoco dice eso, sólo protesta contra la distorsión de la imagen de un hombre, así que no veo a qué viene el alegato. Pedro Ñancupel fue un delincuente y un asesino, igual que muchos otros, igual que sus mismos verdugos. Y si en el cine quieren convertirlo en héroe, es una pena, pero tal vez salga una buena película. ¿O Ustedes por ver películas han llegado a creer que Cristóbal Colón, Shaka Zulu y Ricardo Corazón de León eran héroes?

La hermana de mi abuela cuenta que uno de sus tíos estaba en las Guaitecas y cuando Ñancupel asaltó su velero y mató a la gente le perdonó la vida porque era sólo un chiquito. Yo no sé si es una historia que el tío inventó o si es cierta, pero eso muestra que nadie nunca ha tenido una imagen buena de Ñancupel, hasta ahora, y a mi se me ocurre que es porque él no hizo nada bueno.
Y por favor, a tod@s les pido que no sigan usando este sitio para exponer sus ideas sobre el mundo, sino para comentar las noticias que aparecen. Sé que la tentación es grande, pero hay otros sitios para hacerlo.

Saludos cordiales.

PS: Don Francisco Cofré: Si situamos a Ñancupel en su contexto histórico, sus correrías ocurrieron 250 años después de la desaparición de los últimos chonos (por matanzas, enfermedades y aculturación). Y si tenía ancestros huilliches, él era de Terao y su apellido en mapudungun significa "cuello de pihuel".

Comentario escrito por: Javier Bahamonde Andrade

Catalina G. dijo...

Mi familia tiene apellido Catepillán, y yo toda mi infancia escuché la historia del pirata Ñancupel. También sabía que fue fusilado y que al único que dejaron libre fue al papá de mi bisabuelo, Anastasio, porque era menor de edad.

Alguien tiene más información sobre Anastasio?